top of page
  • Foto del escritorRick E.

¿Cómo deberían ver los cristianos la homofobia?

Una pieza de juego que representa a una persona que está siendo condenada al ostracismo.

La homofobia es una forma de disgusto, juicio o incluso odio hacia las prácticas sexuales entre personas del mismo sexo o hacia las personas que se sienten tentadas por ellas o que las practican. Es una respuesta al pecado, sin duda, pero ¿qué tan cristiana es esta respuesta? ¿Cómo deberían ver los cristianos la homofobia? Aquí consideramos estas preguntas y analizamos dos riesgos que los cristianos deben evitar.


La palabra homofobia apareció por primera vez en el año 1969 como una forma de describir el miedo de los hombres heterosexuales a que otros hombres pudieran pensar que son homosexuales. Desde entonces, ha adquirido un significado muy general, por ejemplo: "cosas dañinas o injustas que una persona hace por miedo o aversión hacia los homosexuales o los queer".(1) No sorprende que las personas LGB+ a menudo interpreten la respuesta cristiana negativa a la attracción al mismo sexo (SSA) como homofóbica. Según un estudio de 2014 realizado por el PRRI (Public Religion Research Institute), el 51% de las personas LGBT+ en los EE.UU. cree que las iglesias evangélicas son generalmente "antipáticas" hacia las personas LGBT+; en otras palabras, "homofóbicas".(2) Esto probablemente se debe a que la aversión por el pecado se ha distorsionado; es probable que tal distorsión no sea propicia para ganar corazones para Cristo. Examinamos dos distorsiones a continuación:


DISTORSIÓN #1: El disgusto por el pecado se convierte en disgusto por las personas.


Es común que los cristianos se sientan ofendidos por puntos de vista y actos que rompen con el diseño de Dios para la creación. De hecho, el Antiguo y el Nuevo Testamento están llenos de recordatorios para ver el pecado tal como es:

Quien teme al Señor aborrece lo malo; yo aborrezco el orgullo y la arrogancia, la mala conducta y el lenguaje perverso (Proverbios 8: 13).
De tus preceptos adquiero entendimiento; por eso aborrezco toda senda de mentira (Salmo 119: 104).
El amor debe ser sincero. Aborrezcan el mal; aférrense al bien (Romanos 12: 9).

Si bien es cierto que Dios expresa odio hacia ciertas personas o grupos en diversos momentos (Oseas 9:15; Salmo 5:5; Malaquías 1:2-3), en ninguna parte de las Escrituras Dios instruye a los creyentes a odiar o incluso sentir disgusto por otra persona, independientemente de su pecado. Más bien, Dios nos instruye a limitar nuestro odio a puntos de vista y acciones, e incluso entonces a tener extrema precaución:

»No alimentes en tu corazón odios contra tu hermano, sino reprende con franqueza a tu prójimo para que no sufras las consecuencias de su pecado. (Levítico 19: 17).
Tengan compasión de los que dudan; a otros, sálvenlos arrebatándolos del fuego. Compadézcanse de los demás, pero tengan cuidado, aborrezcan hasta la ropa que haya sido contaminada por su cuerpo (Judas 1: 22-23).
Hermanos, si alguien es sorprendido en pecado, ustedes que son espirituales deben restaurarlo con una actitud humilde. Pero cuídese cada uno, porque también puede ser tentado (Gálatas 6: 1).
Por lo tanto, si alguien piensa que está firme, tenga cuidado de no caer. (1 Corintios 10: 12)

DISTORSIÓN #2: El asco por el pecado es desproporcionado con el asco por otros tipos de pecado.


Como resultado de esta distorsión, una persona desarrolla un sentido incorrecto de la pecaminosidad del erotismo entre personas del mismo sexo. Eso sí, es apropiado aborrecer el pecado: primero el pecado en nosotros mismos y luego el pecado en los demás. Aborrecemos el pecado porque sabemos que se opone a Dios y que no puede existir en la presencia de Dios. Sin embargo, el erotismo entre personas del mismo sexo es un pecado entre muchos. Destacarlo y manejarlo como un tipo especial de emergencia espiritual en sí mismo puede parecer oportuno, pero no es nada bíblico. Cuando en la Biblia se menciona el erotismo entre personas del mismo sexo, casi siempre se lo incluye como un pecado entre los pecados, uno de los muchos que los seguidores de Cristo deberían abandonar. Lo que es especialmente interesante es cómo algunos de los pecados enumerados junto con el erotismo entre personas del mismo sexo son los que muchos cristianos considerarían vicios menores, si es que son pecados. Por ejemplo:

»No tendrás trato sexual con la mujer de tu prójimo, para que no te hagas impuro por causa de ella. (...) »No te acostarás con un hombre como quien se acuesta con una mujer. Eso es una abominación. (Levítico 18: 20-22).
—Lo que sale de la persona es lo que la contamina. Porque de adentro, del corazón humano, salen los malos pensamientos, la inmoralidad sexual, los robos, los homicidios, los adulterios, la avaricia, la maldad, el engaño, el libertinaje, la envidia, la calumnia, la arrogancia y la necedad. Todos estos males vienen de adentro y contaminan a la persona (Marcos 7: 20-23).
¿No saben que los injustos no heredarán el reino de Dios? ¡No se dejen engañar! Ni los inmorales sexuales, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los sodomitas, ni los homosexuales, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los calumniadores, ni los estafadores heredarán el reino de Dios (1 Corintios 6: 9– 10).
Tengamos en cuenta que la Ley no se ha instituido para los justos, sino para los malvados y rebeldes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos. La Ley es para los que matan a sus propios padres, para los asesinos, para los inmorales y los que practican la homosexualidad, para los traficantes de esclavos, los mentirosos y los que juran con falsedad (1 Timoteo 1: 9-10).

Esto no quiere decir que el erotismo entre personas del mismo sexo sea un pecado menor, ¡al contrario! Más bien, debería recordarnos que debemos mantener todos los pecados en perspectiva, no excusar algunos pecados por ser demasiado pequeños para importar y exagerar la magnitud de otros pecados desproporcionadamente. Esta desproporcionalidad es grotescamente evidente en la enseñanza de predicadores como este, que elogió el tiroteo de 49 personas en un club nocturno gay de Orlando en 2016. En un sermón no mucho después del tiroteo, declaró que era una tragedia que más personas no murieran, porque las personas LGBT+ se merecen la muerte. Su conclusión, basada en las Escrituras, distorsiona absurdamente las prohibiciones bíblicas contra el erotismo entre personas del mismo sexo. Aísla el erotismo entre personas del mismo sexo como un pecado singularmente irredimible y singularmente merecedor de castigo. Pero las Escrituras nos dicen que todo pecado merece castigo, incluidos los pecados que son mucho más comunes y que no tienen nada que ver con la sexualidad. La necesidad de Cristo por parte de todas las personas, no sólo de las personas LGBT+, es en realidad mucho mayor de lo que un predicador como este nos haría pensar. Pero también lo es la misericordia de Cristo.


En resumen, la homofobia es una mala idea para los cristianos porque:


  • desafía los mandamientos de Dios acerca de detestar el pecado y al mismo tiempo tener un corazón compasivo y bondadoso hacia aquellos atrapados en el pecado; y (o)

  • desafía la perspectiva de Dios sobre el erotismo entre personas del mismo sexo con respecto a otros pecados.


Aquellos que sienten que deben librar una guerra contra el erotismo entre personas del mismo sexo deben tener cuidado de no volverse como los fariseos, que proclamaban la verdad del pecado sin extender una mano de gracia. Jesús condenó su acción:

Atan cargas pesadas y las ponen sobre la espalda de los demás, pero ellos mismos no están dispuestos a mover ni un dedo para levantarlas (Mateo 23: 4).

¿Qué pasa con aquellos que han abandonado la cultura LGBT+ en busca de la plenitud sexual como nuevas creaciones en Cristo? Una vez más, la respuesta cristiana debe alinearse con las Escrituras. Dios ya no ve a ninguna persona en términos de su pecado pasado o incluso en términos de sus debilidades presentes. A aquellos que habían estado sumergidos en diversos tipos de pecado, incluida la inmoralidad sexual, Pablo dice:

Y eso eran algunos de ustedes. Pero ya han sido lavados, santificados y justificados en el nombre del Señor Jesucristo y por el Espíritu de nuestro Dios (1 Corintios 6: 11).

Pablo también nos dice:

¡Pero gracias a Dios que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo! (1 Corintios 15:57)

Puesto que Dios elige considerarnos victoriosos a pesar de nuestro pasado pecaminoso, tenemos aún más razones para ver a los demás (cristianos y no cristianos por igual) en términos de lo que Dios puede hacer y hará en sus vidas, porque "el Señor tiene poder para sostenerlos" (Romanos 14:4).


—por Rick E.


Rick es el director de Free in Christ Ministries.


Referencias :


Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page